Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2009

Breves brevísimas

-1----

Según ésta nota de El Universal, en EE.UU. se lanzaron a la venta unas pastillas que le dan un sabor y olor frutal al semen. El frasquito promete "Hard apple".
Cierto, la mayor parte de los gays y quizá (no tengo seguro el dato) algunas mujeres heterosexuales nos hemos malviajado con la posibilidad de que algo así sucediera. ¿Se lo imaginan ahora?

Chouch y yo tuvimos un lapsus con esa nota. ¿Qué pasaría si más adelante, con más tecnología, también se pudiera cambiar el color? Imagine usted, bella dama o guapo caballero (o cualquier gama de gris en medio) que en el momento más emocionante de la noche su acompañanto gime, ruge, suda, se pone tenso y... eyacula rosa. Y con olor a cereza.

Yo lo mato, o me río hasta llorar y que me duela el estómago, o las dos al mismo tiempo. ¿Qué oso, no?

Una pregunta al aire: ¿Cómo serían los niños concebidos con semen de olores/sabores/colores? Quizá los japoneses siempre tuvieron la respuesta y por eso en el anime todos tienen el pelo azul…